Un norovirus (ó 18) en mi comida

Norovirus, virus Norwalk… son términos que cada día vemos más en la prensa, la televisión o en internet. Y no es que sea nada nuevo; es que ahora las gastroenteritis suelen tener “nombre”. Así, el Norovirus es uno de los virus causantes de gastroenteritis, que da lugar a los típicos (y desagradables) síntomas: diarrea, náuseas, vómitos y dolor de estómago; y los que acompañan a éstos: dolor muscular, de cabeza y fiebre.

En general la enfermedad dura de 2 a 3 días; aunque presenta el peligro de resultar contagiosa incluso después de creer estar recuperados (una persona puede transmitir el virus incluso varios días después de que los síntomas hayan desaparecido). Se trasmite de persona a persona pero también puede hacerlo a través de bebidas y alimentos… siendo estos últimos una de las principales causas de brotes en los últimos años. Y es que solo una dosis de 18 de esos pequeños microorganismos es suficiente para causar la enfermedad.

¿Y cómo pasa el virus a la comida? Pues principalmente a través de manipuladores de alimentos que presentan restos de vómito o heces en sus manos; a través de superficies que han sido contaminadas con estos fluidos (y sobre las que se manipulan los alimentos); a través de pequeñas gotitas de vómito que se dispersan de la boca de la persona afectada y transportadas por el aire caen sobre la comida y, por supuesto, el alimento puede verse contaminado por el virus presente en el agua: apareciendo así en moluscos bivalvos (que filtran aguas contaminadas), frutas y otros vegetales (a través del agua de riego que contiene el virus o que dispersa el presente en los suelos).

Si eres manipulador de alimentos, procura no ir a trabajar durante la fase sintomática y unas 48 horas después de la misma. Y si no es posible; lávate las manos cuidadosamente con abundante agua y jabón (aunque ésto, como manipuladores de alimentos, debería ser una práctica habitual).

Se deben limpiar y desinfectar utensilios, superficies, ropas (textiles en general), etc. Además debe lavar cuidadosamente frutas y verduras… junto con una cocción adecuadamente los alimentos, especialmente moluscos; o utilizar aquellos que se consumen crudos (como las ostras) procedentes de un origen “fiable”.

¿Sabías que….

…. según la EFSA, el norovirus es el principal agente de gastroenteritis aguda en Europa?

…. muchos casos de infección son debidos a la manipulación (y posterior consumo) de alimentos por personal enfermo?

… el virus es poco susceptible a alcoholes y detergentes… pero sí se elimina con relativa facilidad con desinfectantes con  base de cloro (la EPA posee un listado de agentes efectivos contra los norovirus)?

… la dosis infectiva es tan baja que con solo 18 virus uno puede enfermarse  y que incluso que ésta podría ser de únicamente 10; y que esto convierte al virus en altamente infeccioso (fuente CDC)?

… estos virus son muy resistentes a altas y bajas temperaturas, pH ácidos y básicos; y que incluso aguantan radiaciones ultravioleta y gamma?

… que un estudio de la Universidad de Southampton indicó que las superficies con cobre podrían ayudar a inactivar el virus?

… las últimas alertas de norovirus en nuestro continente estaban relacionados con tomates cherry, fresas, frambuesas, mejillones, almejas y agua envasada; muchos de ellos como productos congelados (fuente RASFF y SCIRI)?

… pese a lo extendido de los norovirus y a las múltiples alertas en alimentos en todo el mundo,  apenas se menciona de pasada en el Reglamento 2073/2005?

… las empresas que elaboran alimentos listos para el consumo deberían evaluar este riesgo en sus planes APPCC (fuente FAO)?

… que existen otros muchos microorganismos relacionados con la alimentación (patógenos, alterantes, de uso industrial…), y que puedes conocer más sobre ellos en nuestro curso on-line de Microbiología de los alimentos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *