Material en contacto con los alimentos: el vidrio

El principio básico del Reglamento 1935/2004 es que cualquier material u objeto destinado a entrar en contacto directa o indirectamente con alimentos ha de ser lo suficientemente inerte para evitar que se transfieran sustancias a los alimentos (migración), evitando tanto, poner en peligro la salud humana como ocasionar una modificación inaceptable de la composición de los productos alimenticios o la alteración de las características organolépticas de éstos.

 

La migración es la transferencia de componentes dañinos o alterantes de la composición (monómeros, oligómeros, aditivos, etc.) desde la estructura del envase al alimento, por lo que, cuanto más estable es la estructura interna del envase más inerte es.

Debido a esto, el vidrio es considerado de los materiales más inertes empleados en el sector alimentario.

¿Qué quiere decir inerte? Cuando decimos que un envase de vidrio es inerte, significa que este material no interactúa con su contenido (el alimento), es un material que no transfiere productos químicos nocivos o tóxicos.

El vidrio no tiene sabor ni olor y no altera las características organolépticas de alimentos y bebidas, conserva el contenido de nutrientes y vitaminas, además de actuar como una barrera natural contra bacterias potencialmente dañinas o cambios de temperatura. De hecho, la Comisión Europea recomienda el vidrio como el envase más seguro para biberones destinados a lactantes.

¡Y no nos olvidemos del Medio ambiente!

El vidrio es un material 100% reciclable que, además, puede reciclarse una y otra vez. Recordad que solo tenemos un planeta…

Pero, ¿Es tan bueno como se dice? ¿Qué peligros conlleva su utilización?

A nivel europeo no existe ninguna regulación relativa a vidrio destinado para el contacto con alimentos.

Sin embargo, sí existen algunas leyes nacionales, como por ejemplo en Italia, Bélgica, Francia, Alemania, Noruega, Republica Checa y Polonia. La mayoría de estas leyes derivan de la cerámica, y del mismo modo que en la Directiva de la cerámica, se establecen límites de migración para cadmio y plomo en vajillas de vidrio. Estas directivas aplican más bien artículos de vidrio destinados al contacto con alimentos durante corto periodo de tiempo.

  • La única regulación europea respecto al vidrio que puede afectar a la industria alimentaria es la directiva 94/62/CE y la Decisión 2001/171/CEE sobre niveles de concentración de metales pesados y en el que se establece la excepción a los envases de vidrio, que podrán superar el límite de 100 ppm de metales pesados siempre y cuando:
  • No introduzcan de forma intencionada plomo, cadmio, mercurio o cromo hexavalente durante el proceso de fabricación.
  • Los límites de concentración de metales pesado son debidos a la adición de materiales reciclados.
  • Si los niveles medios de concentración de metales pesados superan los 200 ppm durante doce meses seguidos se debe presentar un informe a las autoridades competentes de los Estados miembros.

Este incremento del límite de metales pesados en el vidrio se debe a la problemática del vidrio reciclado, contaminado por vidrio con un elevado contenido de plomo proveniente del cristal, que, a diferencia del vidrio, contiene óxido de plomo.

Aun así, los fabricantes de envases, deben realizar mediciones en sus instalaciones. Los resultados de estas, junto con los métodos de medición empleados, deben ponerse a disposición de las autoridades competentes si éstas así lo solicitan.

Como ya se indicó, los envases de vidrio podrán superar el límite de 100 ppm siempre y cuando cumplan los siguiente:

El principal objetivo de esta legislación no es lo protección de la salud del consumidor, sino el de reducir el impacto ambiental de la industria.

Los metales pesados pueden estar presentes en las emisiones y cenizas que se producen cuando los envases son incinerados, o en las aguas de lixiviación cuando se depositan en los vertederos.

El mundo de los envases de los alimentos es muy diverso y de especial interés para la industria alimentaria. Si te gustaría saber más, suscríbete a nuestro curso Requisitos de los materiales en contacto con los alimentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar