La Inocuidad de los alimentos es asunto de todos

El 20 de diciembre de 2018, la Asamblea general de la Naciones Unidas proclamó el 7 de junio como el Día Mundial de la Inocuidad de los alimentos, por lo que, a partir de hoy, cada 7 de junio será el día para visibilizar la importancia de la Inocuidad alimentaria en el mundo, así como llamar la atención sobre la repercusión de los alimentos seguros en la contribución a la seguridad alimentaria y concienciar tanto a los consumidores, como a gobiernos y e industrias de su responsabilidad en la inocuidad alimentaria a nivel mundial.

 

 

 

Inocuidad alimentaria es la ausencia, o niveles seguros y aceptables, de peligro en los alimentos que pueden dañar la salud de los consumidores, Los peligros transmitidos por los alimentos pueden ser de naturaleza microbiológica, química o física y con frecuencia son invisibles a simple vista; bacterias, virus o residuos de pesticidas son algunos ejemplos.

 

 

 

 

 

Según la OMS la mayoría de los consumidores experimentarán a lo largo de su vida algún episodio de enfermedad transmitida por los alimentos, en datos facilitados por la FAO:

  • Más de 600 millones de personas y 420 mil mueren cada año como resultado de comer alimentos contaminados con bacterias, virus, parásitos, toxinas y sustancias químicas.
  • Las enfermedades transmitidas por los alimentos pueden afectar a personas de todas las edades, pero las más vulnerables son los niños menores de 5 años que soportan un 40% de la carga atribuible a las enfermedades de transmisión alimentaria, embarazadas, ancianos, viajeros y las personas que viven en subregiones de bajos ingresos en el mundo.
  • Por cada dólar invertido en educación sobre inocuidad alimentaria para los consumidores, el ahorro en sanidad es hasta 10 veces mayor debido al potencial de reducir las enfermedades transmitidas por los alimentos.
  • Las mejoras de las prácticas de higiene en los sectores alimentario y agrícola ayudan a reducir la aparición y la propagación de la resistencia a los antimicrobioanos a lo largo de la cadena alimentaria y en el medio ambiente.

 

 

La OMS colabora estrechamente con la FAO, con la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) y con otras organizaciones internacionales para garantizar la inocuidad de los alimentos a lo largo de toda la cadena alimentaria, y como reza el lema de este año la Inocuidad de los alimentos, es asunto de todos, por lo que en esta campaña se incide sobre la responsabilidad de todos los sectores desde los productores, pasando el procesamiento,  la cadena de distribución, llegando hasta la preparación , el consumo y sin olvidarnos de los gobiernos.

 

 

Los consumidores tienen el derecho a esperar que los alimentos que compran y consumen sean seguros  y de alta calidad, pero también tienen la responsabilidad de conocer las medidas para garantizar un consumo seguro de los alimentos adquiridos, por lo que la OMS consciente de la necesidad de concienciar a los manipuladores de alimentos de su responsabilidad en la inocuidad de los alimentos presentó en 2001 el póster Cinco claves para la inocuidad de los alimentos, que contiene instrucciones simples, fáciles de recordar y sugerencias concretas para ponerlas en práctica.

 

 

 

Para las empresas relacionadas con la alimentación es importante transmitir a todo el equipo, desde dirección hasta los manipuladores, la cultura de inocuidad alimentaria, entendiéndose como  el conjunto de actitudes, valores y prácticas de una empresa relacionadas con la inocuidad de los alimentos y transmitido al total de la organización, de la que ya se hace eco la GFSI en este documento expositivo y que estándares como BRC incluyen ya en sus requisitos en la cláusula 1.12 como ya os contamos en el artículo BRC 8 Y La Cultura Alimentaria y que estamos seguros que acabarán incluyendo más estándares.

Por lo que desde Estandar, gestión alimentaria queremos poner nuestro granito de arena en este Día Mundial de la Inocuidad Alimentaria , haciendo eco de este nuevo término aún poco conocido, cultura de inocuidad alimentaria, y que estamos seguros que si las empresas adquieren una cultura positiva su sistema de gestión de seguridad alimentaria será más sólido, conseguirá unos trabajadores más implicados y una industria más ética, que se traduciría en mejores resultados para el negocio.

 

Lucía Regadas

Dpto de Formación

Estándar, gestión alimentaria

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar